Escenas de gasolinera

La vía se ensancha a medida que me aproximo a Kazbegi, la ciudad situada en un amplio valle. En lugar del famoso nevado de 5.087 metros y la iglesia más emblemática de Georgia, situada sobre una elevada colina, que debían recibirme, lo que encuentro es niebla que baja hasta tres metros del suelo por la falda de la montaña. Desde la protección de mi ropa de agua -impermeable rosa y el pantalón de plástico de mi padre, al que tengo que dar varias vueltas alrededor de la cintura para no pisármelo-, saludo a pastores, niños y conductores que pasan agitando la mano y tocando la bocina, con los que me cruzo. Sigue leyendo

Las bicicletas son para el verano

Como Raquel y Antonio no salieron en los capítulos sobre Asia, dado que tuvieron que anular aquel viaje por motivos familiares, decidieron resarcirse entrando en el universo de Ms. Battuta por la puerta grande.

La pareja con la que me adentraré en los parque naturales de Georgia, hasta reunirnos con el resto de la expedición en la frontera con Armenia, ambas ex-repúblicas soviéticas, sale de su casa, en la otra punta de Madrid, con treinta minutos de retraso respecto de la hora a la que tenemos previsto encontrarnos en el aeropuerto.  Sigue leyendo

Diarrea y día de descanso: una experiencia paranormal

El segundo día del año me depara, efectivamente, lo que se están imaginando…

Esto me llama la atención ya que, hasta ahora, y en lo que respecta a mi estómago, solo había tenido un par de episodios de malestar leves en destinos y condiciones en que otros viajeros refieren semanas de sufrimiento.

Sigue leyendo