Lecciones diarias

De todos es sabido que el mal de amores pasa, y que otras cosas llegan. Igual que los semestres, los dolores, y las buenas noticias. La cuestión es que el lapso de tiempo entre lo primero y lo segundo es, a veces, tan demorado que podemos llegar a olvidarlo en el trayecto.  Sigue leyendo

Anuncios