De Georgia a la Patagonia

El día está, por fin, despejado. Decido ir a conocer la iglesia que se ve desde mi ventana, en una colina tan alta que desafía todas las leyes de la lógica, arropada por el imponente pico nevado, que aparece y desaparece entre brumas, a más de 5000 metros de altitud. Sigue leyendo

Anuncios

Velocípedo

Cuando no cae una tormenta cuacásica que hace temer por la llegada del fin del mundo, Kazbegi es un pueblito apacible, con vacas paseando a su aire por las calles, dejando sus boñigas en mitad de la carretera, que son habilmente sorteadas por conductores que parecen no poder separar el pie del acelerador. Sigue leyendo

“Él nunca lo haría”

El cielo amenaza lluvia, el tráfico vuelve a ser más intenso y toda la etapa correspondiente al día de hoy es de subida. Para mí, sobre todo después de mi pájara de ayer, no hay discusión: no pedaleo. El panorama se presenta tan poco atractivo que incluso Antonio cambia de planes y decide venir con nosotras hasta Kazbegi en algún transporte motorizado. Sigue leyendo

Alta tensión

-¡Parad si veis un bar!- grita López, sonriente, mientras ante nuestros ojos se suceden las casas destarladas que conforman nuestro edén particular; así como algunos paisanos que vegetan bajo un escuálido árbol, protegiéndose del sol de las tres de la tarde, a quienes saludo con una inclinación de cabeza que es respondida segundos más tarde, en el mejor de los casos. Sigue leyendo