1 x 24 hrs. = 4

David, mi amigo con quien debo encontrarme en Tiblisi, capital de Georgia, no cogió el vuelo. Pegaron al avión con el finger al aproximarlo para embarcar, dañando la carrocería, por lo que se encuentra en proceso de chapa y pintura.

Mi apatía del día anterior sigue colonizando espacios; la melancolía invade ya mi habitación con vistas al nevado y la iglesia. Ya basta. Voy a levantarme y a retomar las riendas, si no necesariamente de mis emociones, al menos de los actos que puedan ayudar a disipar la neblina. Sigue leyendo

Anuncios

Alta tensión

-¡Parad si veis un bar!- grita López, sonriente, mientras ante nuestros ojos se suceden las casas destarladas que conforman nuestro edén particular; así como algunos paisanos que vegetan bajo un escuálido árbol, protegiéndose del sol de las tres de la tarde, a quienes saludo con una inclinación de cabeza que es respondida segundos más tarde, en el mejor de los casos. Sigue leyendo

Cambiará en los próximos días

Nos lanzamos a las calles de Tiblisi contando con la siguiente información sobre Georgia: la especialidad local se llama Kachapuri, la grafía es diferente, como pudimos comprobar a nuestra llegada al aeropuerto, y los enchufes son los mismos que los nuestros. Nada más.

Eso cambiará, con toda seguridad, en los próximos días.

Sigue leyendo