Escenas de gasolinera

La vía se ensancha a medida que me aproximo a Kazbegi, la ciudad situada en un amplio valle. En lugar del famoso nevado de 5.087 metros y la iglesia más emblemática de Georgia, situada sobre una elevada colina, que debían recibirme, lo que encuentro es niebla que baja hasta tres metros del suelo por la falda de la montaña. Desde la protección de mi ropa de agua -impermeable rosa y el pantalón de plástico de mi padre, al que tengo que dar varias vueltas alrededor de la cintura para no pisármelo-, saludo a pastores, niños y conductores que pasan agitando la mano y tocando la bocina, con los que me cruzo. Sigue leyendo

Anuncios