Meandros

Me duelen los gemelos, las caderas, los hombros, e incluso los músculos en torno a las sienes, imagino que de apretar los dientes por el esfuerzo de ayer.

Ya es mediodía cuando se abren las nubes grises y me animo a dar una vuelta sobre Milady en mi último día en Azbegi y, prácticamente, en Georgia, a las puertas del encuentro con David en Tiblisi para inmediatamente después, unirnos al resto del grupo en Alaverdi, Armenia. Sigue leyendo