Cambiará en los próximos días


Nos lanzamos a las calles de Tiblisi contando con la siguiente información sobre Georgia: la especialidad local se llama Kachapuri, la grafía es diferente, como pudimos comprobar a nuestra llegada al aeropuerto, y los enchufes son los mismos que los nuestros. Nada más.

Eso cambiará, con toda seguridad, en los próximos días.

La capital tiene un aire decadente en algunas zonas, con casas de madera con desconchones, algunas peligrosamente torcidas; sencillos abarrotes que exponen cerezas y frambuesas de la cosecha familiar en cajas compuestas por tablones, cartón o en blancos cubos de plástico reciclados, y tiendas abiertas 24 horas.

IMG_0510

IMG_0503

IMG_0500

IMG_0525.jpg II

IMG_0549.jpg II

Tiblisi también tiene algunas calles momumentales, con los edificios de la ópera, teatros, museos, el Parlamento, así como algunas franquicias omnipresentes como Zara y Tommy Hilfiger. Y una zona que en su momento fue el barrio judío y el lugar donde se agolpan los principales monumentos religiosos, junto al río, y que hoy agolpa igualmente modernos cafés y muchos de los diferentes acentos, cámaras de fotos y camisetas de colores del país.

IMG_0527

Probé el atuendo de toalla. Muy fresquito. El vigilante de la sinagoga me prestó la suya para cubrirme las piernas.

Probé el atuendo de toalla. Muy fresquito. El vigilante de la sinagoga me prestó la suya para cubrirme las piernas.

Lo mismo que la fortaleza, en lo alto de la montaña, a la que se accede con un moderno teleférico.

IMG_0557

La cantidad de mendigos, muchos de ellos de avanzada edad, así como de viudas, de negro de la cabeza a los pies, es igual de llamativa que la variedad de licores de alta graduación y la cantidad de libros de segunda mano que se venden por las calles. Y eso que no recuerdo ninguna guerra reciente, al menos que afectara a la capital.

IMG_0514 (2)

IMG_0502

La mañana del tercer día, pese a que viajamos en bicicleta, cogemos dos taxis que nos lleven, a nosotros y a nuesto voluminoso equipaje, hasta veinte kilómetros más adelante: a la localidad de Mtskheta. El objetivo es librarnos del tráfico de salida y de la insolación. Se trata de un importante centro religioso dentro de lo que en el mapa parece ser una ciudad grande y, sobre el terreno, se reduce a unas pocas casas en torno a un bonito conjunto arquitectónico, que emerge sobre calles empedradas, compuesto por una gran iglesia, una capilla, y el muro defensivo en torno a ambas.

Bautismo

IMG_0573 IMG_0583
IMG_0590

IMG_0597.jpg II

En una esquina, a la sombra, damos inicio al montaje de las bicicletas.

Mylady y yo estamos irreconocibles. Mi bici tiene un aspecto impecable, casi tan limpia y bien engrasada como en nuestro primer viaje por tierras de Soria, cuando la estrené recién salida de Ciclosdelicias, hace nueve años. Mi atuendo es completamente nuevo, e igualmente impecable.

2006

2006

2015

2015

Mis prendas de manga corta son el modelo más económico y ultraligero del Decathlon en colores fucsia, blanco y azul, en lugar de mi cómodo, fresco y querido vestido de florecillas. Debido, precisamente, a esas características, me acompañó en todos los últimos viajes a tierra caliente, para acabar rompiéndose en el Caribe, seguramente por la ayuda de Linda echándose y paseándose por encima del él en la playa de Taganga, mostrando sus tremebundos colmillos, con objeto de que otros perros no pudieran acercarse a olerlo.

Mi eterno pantalón de North Face gris pizarra, que siempre me quedó grande, acabó sus días conmigo, contra todo pronóstico, en una camioneta de la Colombia profunda, empapado de los meados del pollo que acuné en mi regazo, dentro de una bolsa de rafia, antes de acabar en la olla de la familia de campesinos que lo transportaba. Digo “contra todo pronóstico” dado que pensé jubilarlo tras engullir aquellas sopa hirviente vietnamita, tirándome varios pedazos de carne grasienta por encima, antes de embarcar, a toda prisa, en un sórdido tren nocturno con destino a Hoi An. Pero resulta que las manchas salieron después. Su sustituto me queda como un guante y tiene un elegante color gris claro.

-Esto cambiará, con seguridad, en los próximos días-, se encarga de recordarme Antonio, quien nunca desperdicia una ocasión para restregarme por las narices mi particular sentido del orden… Y todo lo que ello conlleva.

Mis sandalias granates, con puntera de payaso, seguramente se quedaron en Bogotá, pues no estaban en la maleta, por lo que pretendo salir del paso de tener una protección para los dedos, a la par que un elemento adaptado a las elevadas temperaturas, con unas zapatillas de cordoncitos, color rosa chicle -las más baratas que había-, tan limpias y tan cursis, que hacen que no reconozca mis pies.

Esto también cambiará, con seguridad, en los próximos días.

Mi camiseta de manga larga se me olvidó en Valencia, junto con mi cámara de fotos. Por eso llevo una camiseta y una cámara todavía más básica y pequeña que la mía, que me prestaron Ibáñez y mi madre respectivamente.

Incluso mi eterno pañuelo rojo, mi compañero con el que siempre identifiqué mis aventuras en los últimos doce años, desapareció en alguna lavadora recientemente. Hasta que la vida ponga en mis manos un nuevo trozo de tela con el que me sienta tan cómoda, lo sustituye la pañoleta que le dieron a Linda en la veterinaria como regalo por soportar estoicamente su baño, hace ya muchos meses.

El peso de las alforjas y la bolsa delantera de dos kilos colgando del manillar, unido al hecho de que no monté en bicicleta más que un par de días en el último año, hace que Milady se sienta tan grácil y manejable como un paso de Semana Santa. Recuerdo las palabras de Nathaly, en Camboya, cuando quiso ir en ella hasta la frontera con Vietnam: -¡Esto es como manejar un tren!- exclamó, antes de devolvérmela metros mas adelante.

Esto cambiará con seguridad, en las próximos días. Incluso en las próximas horas…

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Cambiará en los próximos días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s