Brotes de lentejas


Las lentejas son uno de mis alimentos favoritos.

A la vista de que no puede ser que acabe llorando día sí día no decido cambiar radicalmente de planteamiento:

Tras años sin saber cómo enfocar mi vida, encontré mi camino. Creo que, aunque la cosa se vea ahora tan natural, es uno de mis mayores logros vitales. Tengo muchos proyectos… Algunos universitarios, otros literarios, otros de viajes, otros relacionados con Palestina… De hecho son tantos que a veces bloqueo.

Pese a no vivir en ningún lugar del mundo de continuo tengo excelentes amigos en Madrid, Barcelona, y repartidos por Europa y Colombia… Es cierto que algunos desaparecen de las maneras más insospechadas: quizás es que han de dejar espacio para otros, quizás simplemente es mala suerte; pero el caso es que algunos se mantienen.

Desde que llegué se suceden, en mayor medida que de costumbre, los milagros con nombre y apellidos:

Román

“Yo a vos te conozco. Una vez con una amiga fuimos a comprarte cosas a la Macarena antes de que te fueras. Y a Linda hermosa y su historia de vida también la recuerdo. Me alegra que estés de vuelta después de los viajes y con Linda de nuevo (…)”, responde Román a mi mail contestando a su anuncio de compartir piso… Si bien finamente lo del piso no resultó, se quedó con muchas ganas de vivir con Linda, de manera que se ofreció a pasear con ella de tarde en tarde.

Iván

Sentí sus ojos clavados en el palo con el que estaba jugando con Linda en el campus de la Universidad Nacional. Desde entonces hablamos y paseamos con las perras casi a diario.

Camila

Camila es el nombre de mujer más común en Colombia. Por eso cuando mi amiga Rosa de Madrid me dió el contacto de una de ellas para ayudarme con la búsqueda del piso en Bogotá, nunca lo puse en relación con la chica que apareció esa misma tarde de perras en la que conocí a Iván, hasta que, días más tarde, me escribe:

“Ah, y me quedé pensando… ¿no eras tú quien estaba el miércoles en la tarde tipo 6, en la U. Nacional con una perrita a donde llegó Coral con ánimo juguetón? No me fijé mucho en esa mujer (que podrías ser tú, no había ya tanta luz), pero acabo de pensar que sería una coincidencia increíble, y como has estado por Galerías pues es probable que hubieses sacado a pasear a Linda por esos lados, bueno en fin, sería muy loco”.

Y, efectivamente… ¡Era yo!

Carlos

En el carro de regreso de Ubaque, Carlos me cuenta que las vueltas de la vida le llevaron a comprar tierras allá y construir un hotel. Recibe muchas personas los fines se semana pero ciertamente, una profesora de Derecho no interesada de hablar de vicisitudes procesales, que no se cambia de ropa en tres días, y va a todas partes seguida de una perra criolla, torcida, ambas cubiertas de barro, es algo llamativo.

Supongo que eso precisamente le estaría contando a un amigo académico durante un almuerzo.

El amigo abre unos ojos como platos cuando le dice mi -por otra parte inconfundible- nombre: me conoce a mí y, más concretamente, mi producción científica y, en particular, mi último libro sobre terrorismo publicado en Colombia. Emocionados como niños, estos señores me convocan a un encuentro para ofrecerme colaborar con su Universidad.

Lucía

Lucía y su apartamento aparecieron en nuestras vidas el día que decidí dejar de buscar un techo: esa misma tarde estábamos compartiendo piso, comidas, confidencias y algunas actividades. En concreto fuimos a bailar con dos amigos suyos al Titicó, uno de los bares que administra Iván en Bogotá.

IMAG0128 (1)

Uno es bogotano, otro caleño. Uno se parece a Diego, el otro al otro Diego. Se dan un aire incluso físicamente pero, sobre todo, se parecen en la estatura y en el “tumbao”. Esa noche, bailando alternativamente con uno y otro, me teletransporto a los lugares en los que bailé con Diego hace 3 años en Tin Tin Deo (Cali, Colombia) y hace 4 meses en Randalls (Madrid, España). Disfruto muchísimo recordando, o más bien, sintiendo dos momentos particularmente bonitos de mi vida. Me doy cuenta de que ya pasaron, y que está bien…

… Y me reafirmo en que me hace profundamente feliz bailar.

Ya no quiero irme de Colombia.

Bibiana y Eddy

El ciclopaseo cachaco es un evento anual en el que cientos de personas se visten de época y recorren Bogotá. En esa fiesta se dan cita prácticamente todos los amigos ciclistas y no ciclistas que no vi en meses.

Como todavía no pude ir a recoger mi bici americana -Blanche-, Iván me presta la suya para asistir.

Esa mañana reparamos entre los dos el pinchazo de la llanta (en realidad lo mío se reduce al apoyo moral y a alcanzarle las piezas). Sin embargo algo me dice que la rueda no aguantará.

Intento acallar esa voz y salgo con una sonrisa de oreja a oreja, saludando a los ciclistas estilo años 40 que se dirigen al centro…

… Hasta que unas cuadras más adelante siento que me cuesta mucho avanzar.

Pocos metros después la llanta está tocando el suelo.

En traje de chaqueta, con chaleco, reloj de cadena asomando por el bolsillo, y tocada por una máscara con pluma, en medio de la Caracas maldigo mi intuición salvaje -o mis infalibles poderes mentales-, me doy la vuelta y regreso, cabizbaja y en tacones, a casa.

Pero Bibiana insiste en que vaya, aunque sea al final, en taxi.

Ya sabemos de la fuerte conciencia social, además de ecológica, del cachaco, por lo que, a la hora de irnos, Bibiana y Eddy insisten en regalarme algo de la experiencia ciclista que me perdí, a la vez que me llevan a casa y ahorramos combustible:

Supongo que, a estas alturas, todo el mundo se preguntará ¿quién es Bibiana?

Bib se convirtió en la más fiel seguidora de Linda a raíz de un anuncio mío en Cocuhsurfing solicitando ayuda con ella al principio de los tiempos. En lugar de una mujer de piel clara con aspecto europeo aparece en mi casa una atractiva descendiente de indígenas.  Como mi perra es muy selectiva con sus paseadores, y se fuga cuando le parece que el vínculo conmigo no es lo suficientemente estable, tuvimos que hacernos amigas, lo que no resulta particularmente duro con alguien que pone una imagen de la actriz porno Sasha Grey como foto de perfil.

Y Eddy es su novio. Uno de esos novios que hacen pensar que tener una relación con un colombiano es posible.

Las parejas...

Jessica & The Team

A Jessica le encantan los perros pero, como trabaja mucho, no puede tener uno. Lo que hace entonces es dejarle comida a uno callejero de camino a la oficina. Un día un amigo le hace llegar un link de un blog que escribe una perra recuperada por una española en Colombia. Jessica -que en realidad es un hombre, pero prefiere que utilice su nombre artístico para preservar su identidad-, conoce con todo lujo de detalle las historias de Linda, también conoce a Twon, el maquillaje de boda camboyano, así como mis últimas impresiones en su país.

Uno de estos días me propone ir a escalar con sus amigos.

BeFunky_IMG_0004 (2).jpg

IMG_0034 (2)

IMG_0019 (2)

IMG_0078 (2)

Pasamos un excelente domingo en Sutatausa, hacemos planes de viaje por Colombia y los países aledaños y, desde ese día, cuentan conmigo para sus actividades cotidianas…

… Y yo con ellos.

Tras comernos un bache regresando de ayudarme con compras para la casa

Tras comernos un bache regresando de ayudarme con compras para la casa

Cuando Jessica me ayuda a trasladar algunos muebles de casa de Steven a mi nuevo hogar, constato que su oficina queda prácticamente enfrente de la casa, en concreto frente a uno de los parques favoritos de Linda: es decir, seguramente nos cruzamos más de una vez mientras vivimos allá sin conocernos.

Estoy conociendo una Bogotá más amable. Mi padre se recuperó de su espalda y vuelve a hacer vida normal. Retomé un trabajo que me permite una flexibilidad mayúscula, me divierte en algunos aspectos, y me deja mucho tiempo para dedicarme a otras cosas. Bailar está más accesible. Blanche me espera en mi antigua casa. Tengo una perra extraordinaria con la que puedo moverme a todas partes…

… Abriendo los ojos -y estirando los brazos, como hacen hojitas de los brotes de lentejas al sol- puedo ver que soy una auténtica afortunada.

IMG_0047

Anuncios

Un pensamiento en “Brotes de lentejas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s