Ser o no Ser


A Sergi Vilanova, mi alquimista

“Ya con un pie en Colombia quise hacer una despedida sonada de mi tierra natal (…)”, escribía ayer a mis amigos como anticipo del enlace a mi artículo en El País digital.

Entonces suena el teléfono:

-Ahora que eres famosa todavía hablas con los viejos amigos?-.

Es Mario, mi compañero de mi primera Universidad.

-Claro, mientras te reconozca la voz. Si llegan muchas llamadas puede que ya no- contesto, entre risas.

-Te está llamando medio mundo-.

-¿Cómo?-.

– Que te están intentando localizar-.

– Pero ¿quién? ¿Cómo?-.

– Han llamado de la Ser, que te quieren entrevistar en la radio. Y también te busca el Presidente de la Asociación palestina.

¿Se acuerdan del caldo y el camión cisterna? Aquí tenemos un nuevo ejemplo.

Ese es el instante en el que el suelo de mi casa decide desaparecer bajo mis pies mientras mi cabeza gira cual peonza.

Aunque estoy habituada a las emociones fuertes, esto es demasiado: venimos de “liberar” a mi padre de su ingreso hospitalario de dos semanas, lo que provocó el retraso de mi comienzo del curso; acabo de coger entre mis manos el periódico que me devuelve mis palabras, mi nombre, y hasta mi imagen, para que no haya pérdida posible; Linda y yo volamos inminentemente de regreso a Colombia… Y ahora una entrevista en Hoy por Hoy, el programa radiofónico más escuchado de España…

-Y del mundo-, apostilla mi padre que, más que palestino, parece ser andaluz.

Mi contertulio sería, para más inri, Ernesto Ekaizer, uno de los periodistas más famosos de la tierra.

Paso la tarde sumida en una fuerte agitación, sin acabar de creer las consecuencias de mi salida del armario. Tras una breve -e intensa- charla conmigo misma descubro que un miedo atenazante recorre mi torrente sanguíneo. Mirando a través de él veo que la entrevista en la radio me acerca todavía un poco más a mi sueño… Y me lanzo a la piscina.

Paso el resto de la tarde encerrada en mi cuarto, explotando como una olla exprés cada vez que alguien me dirige la palabra.

Mario vuelve a llamar. Esta vez, aturullada por el giro de los acontecimientos, no le reconozco… La fama puede subirse a la cabeza en cuestión de días, horas, incluso minutos.

La mañana del día “S” -de Ser-, la tostada tiembla de tal modo en mi mano que temo embardurnarme la cara de mantequilla. Sufro un par de ataques de pánico en medio de los cuales se me pasa por la cabeza no asistir a mi cita. En lugar de eso salgo a dar unos saltos a la terraza, lo que ayuda bastante.

Linda y mi madre me acompañan hasta Gran Vía 32, 8ª planta -la coletilla de los 40 principales que me acompañó en mi juventud-. A esas alturas la suerte está echada, de modo que me relajo todo lo que puedo y sonrío cuando me recogen a la puerta de los estudios cual estrella televisiva, y me conducen a la sala con ordenadores anexa a la pecera en la que dos personas hablan en directo y a la que pasaré en breves minutos…

http://cadenaser.com/ser/2014/08/01/internacional/1406853920_850215.html

A la salida, tras charlar un rato con los tertulianos y los redactores me despido en la puerta del ascensor de mis anfitriones. En cuanto desaparecen de mi ángulo de visión echo a correr escaleras abajo. En un rellano dejo salir la alegría y la tensión acumulados en forma de improvisados pasos de breakdance y deslabazados puños y patadas al aire acompañados de muecas esperpénticas…

… Hasta que se abre una puerta.

Ágil como un gamo y escapando de la vergüenza y de las miradas huyo hacia la calle.

-Seguro que había cámaras-, apostilla mi madre, que más que segoviana, parece estadounidense.

¿¿¿Acaso les cabe a estas alturas alguna duda de que no hay mal que por bien no venga???

Si mi padre no llega a estar en el hospital, si no llega a tener un diagnóstico más grave del esperado, si mi familia no hubiera estado atravesando uno de los momentos más duros que recuerdo… Yo habría cogido el vuelo el viernes pasado, como estaba previsto.

Mi tiempo libre comenzaba hace meses con la perspectiva de hacer un viaje con mis amigos por Tailandia; y finaliza hoy con un cúmulo de experiencias, sensaciones, aprendizajes y vivencias, algunas muy distintas de las esperadas pero, en todo caso, abrumador.

Mientras vivía el viaje; mientras otra relación sentimental fracasaba por la falta de un proyecto vital; mientras descubría que lo que me mueve en la vida es transmitir y conectar, nunca hubiera imaginado que me despediría de este tiempo con una entrevista en la Cadena Ser como consecuencia de mi primer texto no académico publicado.

Ahora, mirando atrás, veo que todo ello ha sido necesario para reconocerme como palestina y como escritora -las dos facetas de mi vida más emocionales, y más en la sombra hasta el momento-, así como para que hoy me despida de España con un proyecto y con ilusión.

Y precisamente ante esa claridad, y ante los acontecimientos de los últimos días, acecha, de nuevo, el miedo… Miedo a que de repente se me olvide escribir, a que se agoten las ideas, a perder la inspiración.

En estos meses experimenté que el miedo, la rabia, y la tristeza pueden ser fuente de fuerza. Y precisamente por eso decidí respirar hondo, dejarlo correr, una vez más, por todo mi cuerpo, y robarle horas al sueño para -tras guardar a Milady en su caja hasta la vuelta-, hacerles partícipes de las lágrimas de alegría, congoja, gratitud, temor, felicidad y emoción que estoy derramando en estos momentos.

Anuncios

7 pensamientos en “Ser o no Ser

  1. Pues ya tienes el rumbo vital ese que buscabas… Así que hala maja, a coger los mandos de ese avión que hoy despega (nunca mejor dicho) y a seguir volando sola o con los tuyos. We will miss you, queridísima palestina clandestina, colombiana ilegal…

  2. Acabo de escuchar el audio de la entrevista y me quito el sombrero… ¿estás segura que una de las profesiones que no harías sería periodista…? ¡ja, ja! si no se sabe a quíén se está oyendo deducirías que debe ser una ‘tertuliana’ o una colaboradora habitual…

    Y vaya, ¡ahora si que ha aparecido a la doctora en todo su esplendor! Eres una persona francamente interesante. Espero de verdad que esto sea sólo el principio, porque está claro (por si no lo estaba ya) que tienes mucho más que ofrecernos al mundo que lo que le cuentes a tus alumnos, que no será poco, deduzco.

    ¡Muchísimas felicidades por esta etapa que se te abre! ¡me alegra muchísimo!

    ¡un abrazo! y hasta la vuelta, que ahora me toca a mi escaparme (¡por fin!)

  3. Siento vergüenza por mi país, siento vergüenza por tu país. Que una cabeza como la tuya tenga que que ganarse la vida -con el sudor de tu frente- en Colombia me hace preguntar ¿A dónde vas, España? tobalin, como te gusta a ti llamarme.

  4. Ya cambiarán las cosas, Tobalín, estamos más cerca que nunca… 🙂 Y la lástima de que esté en Colombia es que la ciudad en la que vivo no me gusta. Por lo demás estoy muy agradecida de tener la oportunidad de conocer, a fondo, esta zona del planeta.

  5. jajaajja sobre todo en el momento en que se me traba la lengua y toda España se pregunta si lograré salir del atolladero 😀

    Yo también espero que sea solo el principio… Y tengo toda la intención de que así sea.

    ¡¡¡Disfruta mucho!!! y… A la vuelta te tocará darte un “atracón”, aunque después de leerte el viaje de Asia en 3 días tengo que decirte que no me preocupa 😉

    ¡Un abrazo de vuelta! (¿dónde lo mando, por cierto?)

  6. Pues si, ya era hora, siento como si los puntos empezaran a unirse, como decía Steve Jobs.

    Volando voooooy, volando vengooooooooo

    Y, como vinisteis a Colombia justamente cuando yo estaba en Kyrguistan, nos veremos en esa próxima vuelta… Yo también os voy a extrañar.

  7. ¡A Bretaña! que me he venido de bici y alforjas yo también, aunque en plan ‘civilizado’ 😉 Aquí estoy, al lado del canal de Nantes- Brest que empiezo ruta mañana.

    ¡otro abrazo de vuelta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s