Balance trimestral


Las flores no salen estirándolas…

(Eduard Garro)

Durante mi viaje por Asia y el tiempo anterior en Colombia fueron muchas las ocasiones en las que sentí cada fibra de mi cuerpo clamar por calor humano y por tranquilidad, de manera particularmente intensa al final.

Cuando mis pies y las ruedas de Milady tocaron suelo europeo, mi máxima ilusión era pasar los tres meses que me quedaban hasta mi regreso al trabajo y a Bogotá en estado de gracia, entre algodones, sin tensión emocional, de vacaciones de los envites diarios, como una gallina clueca rodeada de mi gente -mi familia, mis amig@s, ese chico que me encantaba por dentro y por fuera-; y, aunque suene algo prosaico, de buenos alimentos.

Lo necesitaba -pensaba- como agua de beber…

Pues bien: una vez más se cumple una de las dos máximas que, para mí, rigen el mundo:

¿No quieres sopa? ¡Pues toma un camión cisterna! -como decía mi amigo Jorge Bela-.

En este tiempo viví un idilio exprés y una relación a distancia de un mes, con traca final en forma de mutis por el foro.

Hice dos viajes ciclistas: uno a Cádiz, con novio y con amig@s; otro a Cantabria, con amig@s.

Primera foto juntos

Primera foto juntos, yo todavía un poco tímida…

Con mi guardaepaldas cantabrés -en el sentido literal de cerrar la marcha a mi paso-, Joseba.

Con mi guardaepaldas cantabrés -en el sentido literal de cerrar la marcha a mi paso-, Joseba.

Fui dos veces a nuestro naranjal de Valencia: una con novio, familia, perra y amig@s; otra con perra y familia.

BeFunky_BeFunky_IMG_7927 (3).jpg

BeFunky_IMG_9081.jpg

Me picó una avispa donde la espalda pierde su casto nombre. Pasé unos días con tratamiento oral y topico sin poder cerrar las piernas.

BeFunky_IMG_8033.jpg

Dos amigas se casaron. Otra está viviendo la más increíble historia de amor de todos los tiempos y va por el mismo camino. Otro se separó. Y otra se lo está planteando.

El padre de un amigo falleció.

Celebramos los 40 años de matrimonio de mis padres. El novio, postrado e inmóvil con un problema de espalda, pasó la fiesta en la cama.

Me entró jabón en el ojo duchándome, me quemé levemente la córnea y pasé algunas de las horas más agobiantes de mi vida -y dos días con un parche viendo el mundo a medias-.

Linda y yo recorrimos aproximadamente 300 kilómetros a pie por el norte de España.

IMG_8217

Me invitaron a participar en el próximo encuentro de blogueros oficiales de Colombia en Medellín… Y a un Congreso para hablar del proceso de paz en Colombia en la ciudad de Cali.

Experimenté la navegación a vela.

IMG_8049 (2)

No siempre la climatología permitía ir tan conjuntad@s...

No siempre la climatología permitía ir tan conjuntad@s…

Conocí nuevos lugares: Cantabria, algunas zonas del País Vasco, del sur de Francia y de la costa mediterránea. También Alpedrete, en la Sierra de Madrid.

Regresé a antiguos escenarios segovianos de mi infancia.

BeFunky_1981-24.jpg

BeFunky_IMG_9261.jpg

BeFunky_043.jpg

BeFunky_IMG_9250.jpg

Hice dos viajes revulsivos a la par que balsámicos a mi antigua ciudad de residencia, Barcelona: en el primero llegué como un alma en pena y regresé con algunas claridades. En el segundo llegué contenta y confiada y regresé más contenta y confiada todavía.

Reviví algunas de mis rutinas de entonces…

En bici por el paseo marítimo a la Universidad.

Mi antiguo camino a la Universidad.

Y conocí barrios nuevos.

BeFunky_IMG_9303.jpg

Denis y yo nos libramos de una jugosa multa por ir dos en una bici seduciendo a los agentes con sendas sonrisas como esta:

BeFunky_IMG_9008.jpg

Cogí 2 aviones, 11 trenes, 4 blablacars, hice 6 viajes en coche y 4 en autobús.

IMG_8894 (2)

Después de verlas a decenas aplastadas en la vía o despellejadas en los mercados asiáticos, conocí una rata viva, y muy simpática.

BeFunky_IMG_20140602_222738519.jpg

Participé en dos concentraciones pro-republicanas, una marcha por el Orgullo Gay y una manifestación por el respeto de los derechos humanos en Palestina.

BeFunky_IMG_9453.jpg

Habité 28 hogares: 14 hoteles, campings, bungalows y apartamentos arrendados o similar y 14 casas de amig@s o familia.

Volví a decir eso de -¡Ay que ganas tengo de ver a mi futuro novio!- cuando volví a compartir cama con Ibáñez. Como en Vietnam, nos reímos a carcajadas, pese a lo que pasó… O precisamente por lo que pasó.

Adquirí el mayor volumen de mi historia, peso 53 kilos y hasta me salió un hoyuelo donde me picó la avispa que muestro, orgullosa, cada vez que tengo ocasión.

Retomé una de mis aficiones: la cocina.

El primer approach fue mi famosa receta de pasta con salsa de queso fresco y espárragos verdes… Olvidé echar los espárragos, tuve que añadir medio litro de agua en plena cocción, puse el fuego al máximo y salió todo a borbotones, al ir a bajarlo me resbalé, la pasta acabó cociéndose al vapor y a la hora de servir no hubo ni que escurrirla… Al menos no hice saltar la cocina por los aires. Pensé hacer una foto del estado en que quedó, pero preferí ahorrarle esa imagen a mi madre.

Tras 10 años de inactividad en este campo, hice 3 tiramisús: el primero como filtro de amor, el segundo -con los ingredientes y la energía del reencuentro- para despedirme, y el tercero para endulzar el aniversario de boda. Y una quesada para mi amigo y compañero de piso durante más de dos semanas, Denis.

Comí bocadillos de tortilla suficientes para soportar una abstinencia de varios meses.

Tras mi paso por Asia me vi capacitada para dar un salto cuántico: convertirme en ciclista urbana.

Voy cumpliendo mi propósito de dar mayor espacio a la corporalidad -vulgarmente llamada deporte- en mi día a día.

Bailé salsa una vez. Aprendí kizomba en el mismo lugar. Me atreví con las danzas del mundo, el swing, rescaté la música árabe del olvido, y bailé otras muchas veces sin ton ni son. Todas fueron divertidas, una tuvo un toque amargo, muchas fueron mágicas.

Leí 6 libros, dejé 3 a medias y comencé a dar forma a mis materiales del viaje por Asia.

No conseguí que la universidad aceptara para este curso el programa de docencia que proponía.

Compartí paseos, cenas, excursiones, charlas, risas, complicidad y abrazos con mis amig@s.

BeFunky_IMG_8946.jpg

BeFunky_IMG_9068 (2).jpg

Blancanieves modern@s I

Blancanieves modern@s: toma I

Blancanieves modern@s: toma 2

Blancanieves modern@s: toma 2

También con los internacionales: además de Fabian y Marlene en Valencia, llegué a ver a Nathalie -que vino desde Francia-, a Maggioni -desde Italia-, y a Andrés -mi primer monitor/ayudante en la Universidad en Colombia-, en Barcelona.

Frontera Camboya-Vietnam, febrero 2014

Despedida en la frontera Camboya-Vietnam, febrero 2014

Con semejantes "modelos" es imposible que las fotos no salgan movidas...

Reencuentro en el Raval (Barcelona), junio 2014.

BeFunky_IMG_9345.jpg

Hice una nueva amiga: Rosa.

Mi padre lleva días en el hospital a la espera de saber qué tiene en la espalda.

El panorama dista en mucho de ser, en algunos aspectos, lo que yo esperaba -confimado: las expectativas son perjudiciales para la salud-; sin embargo estoy contenta ya que -aquí entra a colación mi segunda máxima-: no hay mal que por bien no venga.

La soledad, el viaje y la bicicleta pusieron ante mis ojos unas cosas; el entorno y la interacción con personas otras. Ha sido doloroso. Y enriquecedor. Inicié este periodo muy ilusionada, muy centrada en mí y muy ciega y, gracias a todo lo que pasó, regreso a Colombia más consciente, más serena, con algunos puntos de orientación… Y profundamente conmovida por los momentos que estoy compartiendo con mis amigos y con mi familia.

A su modo este tiempo ha sido, incluso, mejor de lo que esperaba.

Anuncios

8 pensamientos en “Balance trimestral

  1. 😀 ¡no está nada mal el descanso, oye!
    en ese tiempo yo he hecho… mmm… a ver… espera que piense…
    … … … …

  2. Cucho,

    1. Mmmmmm… No me lo creo, seguro que si rascas un poco en el córtex cerebral salen bastantes más cosas que … 😉

    2. Nuestro objetivo es, entonces, confluir en el punto medio, por eso que se dice de que ahí se encuentra la virtud 😀

  3. Kleene,

    Eine von den zwei Freundinnen, die geheiratet haben bist doch du, falls du nicht drauf gekommen bist 🙂

    Danke Marlene! Und zum Ende, nun dass haben ja immer die Kölner gesagt: alles hat eins… 😀

  4. Me hizo sentir un golpe de vigorosidad leerla. Y recordar todo lo que vivía mientras estaba en Asia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s