Caminante, no hay camino, se hace camino al andar…


A Ángel y su familia, por las charlas, los paseos, los consejos dietéticos y por cederme su computador para poner al día los blogs

Lo bueno de la aventura del viaje en solitario en bicicleta de varios meses por Asia es que, cuando al mes de llegar, planteé a mis padres que en tres días salía a hacer el Camino de Santiago con Linda la reacción fue como si anunciara que bajaba a comprar el pan a la vuelta de la esquina.

Hace ya algunos años –con especial intensidad desde que vivo lejos de mi tierra natal-, la idea de hacer el Camino habita en mi cabeza. La perspectiva de recorrer España (o incluso parte de Francia, cruzando los Pirineos) de este a oeste o de sur a norte a pie, durante varias semanas, enlazando caminos, carreteras, senderos; integrarse en el flujo de peregrinos que desde hace siglos –y por muchos siglos-, en muy diferentes circunstancias y con muy diferentes motivaciones y equipamiento, pisaron y pisarán las mismas piedras, contemplaron y contemplarán los mismos montes y atravesaron y atravesarán los mismos bosques viendo cambiar los paisajes, la gastronomía y las gentes a su paso, me parece, simple y llanamente, una de las experiencias vitales en la naturaleza más bonitas que puede uno regalarse en este país.

Y además es fácil, al menos en el tiempo que nos tocó vivir: los caminos están, más o menos, señalizados; hay lugares donde dormir cada cierto número –no muy elevado- de kilómetros; y, aunque muchas de las sendas transcurren por provincias con lengua propia, en todas partes se habla castellano, las gentes son extraordinariamente amables, y son frecuentes los puntos de acceso a una carretera donde parar un coche que te saque de un apuro.

Uno de mis sueños de siempre fue hacerlo acompañada por un perro…

Sin embargo, mi tendencia nómada –y más bien disoluta- limitaba la idea de meter uno en mi vida a un ámbito platónico, sin visos de materializarse en un futuro cercano. Ni siquiera a medio plazo… Hasta que apareció Linda en las circunstancias que ya conocen, lo que llevó al replanteamiento de tales premisas.

Es por eso por lo que en esta semana uno de mis sueños se está haciendo realidad.

IMG_8254

Con una mochila de juguete, en la que esta vez sacrifiqué hasta mi computador (de lo que me arrepiento cada día) para no excederme demasiado del peso recomendado para una persona con mi volumen y constitución -cinco kilos-, llevamos una semana recorriendo tierras francesas y navarras, caminando 10, 15 o incluso más de 20 kms. al día, a la par que vivimos numerosas escenas propias del surrealismo mágico que es mi vida –últimamente también conocido como surrealismo battusiano-.

IMG_8101

Linda, que es la protagonista absoluta de esta peregrinación les va poniendo al día de nuestras etapas, vivencias y peripecias con su particular visión del mundo, que siempre hace sonreír, en su blog.

Por mi parte, yo me comprometo a redactar mis impresiones generales así como aprendizajes y otros chascarrillos a nuestra vuelta a casa la próxima semana.

Anuncios

10 pensamientos en “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar…

  1. Si lo tuyo no es aprovechar cada día ya no sé lo que puede ser. Y todavía hay gente que asegura que se aburriría si no trabajara…

    Lo mismo te digo yo, que lo disfrutéis al máximo. Mucha envidia es lo que me da. 😦

  2. Vecina: que hagas tengas vecinos-de-camino para hacer las jornadas aun mas agradables. Linda que no se revuelque en las mie….por ahi andando y que ambas disfruteis el mismo. Es un lugar comun: pero la meta no es llegar…es el camino

  3. 😀 ¡Muy buena, Cucho!

    Yo, por mi parte, creo que necesitaría cinco o seis vidas para realizar los sueños que tengo a día de hoy… Y cada día se me ocurren ideas nuevas 😉

    Un abrazo y… Menos envidia y más ver qué estas haciendo con tu tiempo si no estás tan conforme (digo yo así a bote pronto sin tener ni idea de qué vida tienes y cuál es tu situación, por lo que pido disculpas por anticipado 🙂 )

    Aunque la envidia puede ser un buen motor… 😉

    ¡Abrazos!

  4. Vecino: a veces no tengo ningún vecino, otras tengo demasiados. Linda lleva ya una mie.. y un cadáver, ambos en los tres primeros días. Después de un par de correctivos parece que se está cortando un pelo.

    PD: Por cierto, acá no aceptan la peregrinación en moto. Si te animas tandrías que hacerlo a caballo 😛

  5. je, jeee… muy cierto. A día de hoy implanteable totalmente y de ahí mi envidia (pero mú sana, oiga), pero todo se andará. Estoy en ello.

    Un abrazo. A disfrutar mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s