En los alrededores de Sa Pa


BeFunky_IMG_7696.jpg

Qué puede esperar un cicloturista en los alrededores de Sa Pa:

1. Tiempo cambiante que oscila entre aguaceros devastadores, viento que te baja de la bici, niebla y sol abrasador.

Atardecer en Sa Pa

Atardecer en Sa Pa

Amanecer en Sa Pa

Amanecer en Sa Pa

Nota: Al final de este vídeo digo “el viento ya se ha calmado”… Una prueba irrefutable de que todo es relativo en esta vida.

2. Tremendas cuestas, tanto de subida como de bajada.

3. Y el paisaje -cuando se ve-, así como el paisanaje son inigualables.

Interaccionamos com la etnia del peine -conocida por algunos antropólogos como la del “hachazo en la cabeza”.

BeFunky_IMG_7299 (2).jpg

  IMG_7762 (2)

BeFunky_IMG_7315.jpg

 IMG_7291 (2)

Y también en plan "profesional"

Y también con atrezzo “profesional”

IMG_7606

IMG_7607 (2)

La etnia del mantel de picnic.

BeFunky_IMG_7293 (2).jpg

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IMG_7443 IMG_7434 (2)

La del rallador de parmesano.

rallador

BeFunky_P4014797.jpg

IMG_7420

BeFunky_IMG_7409.jpg

La etnia del tricornio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tricornio

Y la etnia navideña, enraizada con los descendientes (y ascendientes) de Papá Noel… Al igual que ocurría con el diseño del pantalón de Obélix, probablemente el famoso gorro fue también idea de la madre (aquí).

IMG_7671 IMG_7783

Etapas:

Día 1

Llegada a Sapa. Mis amigas se van con la bici por el valle. Yo me quedo descansando. En los tres horas que están fuera, Maite destroza una de sus ruedas con los cantos rodados del camino.

Esto promete.

Día 2: Sa Pa – Binh Lu (aunque esta población desapareció y en su lugar dimos con Tam Doung)

IMG_7320 (2)

15 kms. de subida con algunos repechos de 10% de inclinación y viento racheado en contra. Se trata del punto más elevado de carretera de todo Vietnam. Más de 30 kms. de bajada espectacular por la carretera que se ve en este vídeo:

IMG_7362 (3)

La población, pequeña y en absoluto turística cuenta, por suerte, con un sencillo hotel.

Día 3: Tam Duong (o Binh Lu) – Lai Chau (o Muong Lay, nunca llegamos a saberlo)

IMG_7414 (2)

De nuevo 15 kms. de subida sin paliativos – 30 kms. de bajada pasando por pueblitos.

IMG_7453 (2)

El punto de destino es una ciudad fantasma realmente fea, con un lago artificial en el centro y de dimensiones considerables, donde nos alojamos en un hotel de lujo venido a menos en mitad de la avenida principal. Al menos, como todas las ciudades vietnamitas tiene un mercado casi enfrente de nuestro alojamiento.

Día 4: Lai Chau (o Moung Lay) – Pa So

IMG_7465 (2)

Etapa particularmente pintoresca que, según nuestras informaciones (mapa, Lonely Planet) sería durísima y resultó siendo una increíble bajada de casi 30 kms. tras sólo 10 kms. de subida. A los pueblitos se une que, en el tramo final hasta Pa So la carretera transcurre al lado del río encajonada entre montañas.

IMG_7475

IMG_7498 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Muy bonito.

Pa So es una población pequeña con un hotel de lujo en forma de cabañas: el Hotel Lan Anh (el cartel de la carretera -en la foto- no da información exacta: donde dice que se encuentra a dos kms. debería decir a 15, también debería advertir que hay un desvío a la izquierda previamente).

IMG_7490

BeFunky_P4024946.jpg

Día 5: Pa So – Pa Tan (aunque el plan inicial era llegar a Muong Lay)

Esta mañana salimos con la idea de hacer una etapa de 77 kms. por una carretera de subidas y bajadas (yo, en concreto, salgo con la idea de coger un transporte que me deje en la ciudad de destino cuando me canse).

Finalmente acabamos bloqueadas en Pa Tan.

Día 6: Pa Tan – Sa Pa (originariamente Muong Lay)

IMG_7506 (2)

Salimos con mucho tiempo, a las 9 de la mañana, dispuestas a llegar a Muong Lay (entre 50 y 70 kms. según las diferentes informaciones) por la pista del día anterior.

Nos encontramos con la carretera cortada por obras.

IMG_7513

Media hora más tarde...

Media hora más tarde…

A continuación comienza a llover, por lo que acabamos resguardándonos en una caseta hasta ver cómo evoluciona la cosa.

IMG_7518

La etapa de hoy acaba siendo de 5 kilómetros. Moung Lay, nuestro destino durante dos días consecutivos, será por siempre, para nosotras, una entelequia.

Deshacemos el camino de las 4 últimas jornadas.

IMG_7519

llegada a Sa Pa cayendo la noche.

Día 7: Sa Pa – Cat Cat

Cat Cat es un pueblito ubicado a tres kilómetros de Sa Pa donde llegamos caminando. Se trata de un lugar pintoresco a la par que muy turístico. De hecho hasta cobran dinero para entrar.

IMG_7526

BeFunky_IMG_7535.jpg BeFunky_IMG_7547.jpg BeFunky_IMG_7552.jpg BeFunky_IMG_7555.jpg BeFunky_IMG_7591.jpg

Día 8: Sa Pa – Lao Cai

Bajada espectacular de 40 kms. hasta la estación de tren de regreso a Hanoi.

BeFunky_IMG_7741.jpg

 IMG_7700

IMG_7719

BeFunky_IMG_7790.jpg

IMG_7793

Y con la llegada a Hanoi llegó el final de esta aventura. Desde aquí vuelo a Madrid en los próximos días, tras casi cuatro meses de periplo y 2.500 kms. en bicicleta.

¡Adiós Vietnam! ¡¡¡Hola Madrid!!!

Anuncios

18 pensamientos en “En los alrededores de Sa Pa

  1. Que bonitos paisajes, parece que al final a pesar de todos los altibajos – literalmente – fue una buena despedida 😀

    Que curioso lo de las diferentes etnias y sus atuendos, me gusta sobre todo la foto de la señora del tricornio con MiLady.

    Aprendizajes o aceptación buena dicotomía (o al final la misma cosa)

    Y entonces ¿cuando es el regreso?

  2. Yamila: AMOR MIO (toma ya!) Que envidia me das al poderte ver en movimiento a través de esos videos……………. y yo aquí trabajando con papeles y demás.
    Se te ve feliz y con nuevas compañias. Muy simpaticas, parecen. El otro día leí que tenías billete de vuelta. ¿Quieres venirte tan pronto a este Pais tan cutre? Lo que me acuerdo de tí…………………….Deberias copilar todos tus textos de facebook: son extraordinarios y expresan todo lo extraordinario que hay en tí, todas las sensaciones vitales y existencialistas que te persiguen (al igual que a otros muchos individuos entre los que me encuentro).
    Otra noticia: vendo mi casa y me compro otra con Marupe.
    Besos, mas besos, miles de besos. Si puedes sigue explorando la magica Asia.
    cristobal

  3. Yami bonita, me siento muy feliz al ver que el cierre de este recorrido ha sido más grato que muchos otros y que ya está camino a casa, aunque sin peso y sin pesos, para reunirse con su gente querida, con Linda.

  4. “Sin peso y sin pesos”… Está ud. hecha toda una poeta Bib! 😀

    Muchas gracias, querida amiga, yo sé que has estado muy pendiente de mí y de mi viaje y que te alegras mucho de que esté de vuelta.

    PD: Toca contarles a Justin y Luna acerca de sus planes de acogernos a Linda y a mí en su hogar 😉 Recuerde nuestro primer encuentro… 😀

  5. El regreso es INMINENTE 😛

    PD: Yo no creo que sea la misma cosa del todo, sino más bien cosas complementarias. Y seguramente ni siquieran tengan que darse a la vez…

  6. ¡Ohhhhh…! ¡la casualidad me ha traído a tu blog tarde-tarde-tarde…! qué mala suerte, me hubiera encantado seguirlo día a día.

    De todas formas me lo estoy empapando despacito y completo, palabra a palabra, foto a foto. Llevo un par de días en sesiones bastante largas, por cierto. Me gusta mucho cómo escribes, lo que escribes y sobre todo, lo que transmites de manera clara y abierta o se intuye en lo que escribes.

    De cualquier forma y aunque igual ya no leas esto, gracias por el mensaje que has dejado con todo esto. Me encuentro en un estado mental parecido al que te llevó a subirte a la bici y sólo con ver la progresión de la expresión de tu cara en las fotos, dan ganas de ir a darte un abrazo para que me pases el testigo en el relevo.

    Mil gracias.

  7. Hola Cucho,

    me alegro de que estés por ahí, aunque no hayas podido acompañarme en mi periplo asiático en tiempo real. Sin embargo ese periplo es ahora parte de mí, por lo que siento la compañía igualmente. Y tengo la intención de seguir escribiendo sobre la aventura más grande que engloba la primera, que es la propia vida, de modo que este espacio no acaba con el fin de este viaje, por lo que nos seguiremos viendo 🙂

    En cuanto al testigo: en estos momentos me encuentro en la península ibérica… Ya me dices dónde te mando el abrazo 🙂

    Mucho ánimo, y cualquier cosa por aquí estoy.

  8. Sí, por favor, ¡hazlo…! no dejes de escribir. Al menos yo te lo voy a agradecer, y mucho. Está claro que tienes mucho para compartir.

    Es verdad que me hubiera gustado mucho seguirte al momento pero cierto es también que leerlo en pasado es tan enriquecedor como leer un buen libro de viajes, con la diferencia que en este la autora comparte sus caras, sus gestos, sus risas y sonidos, con lo que está siendo especialmente emocionante no sólo de leer, sino de ver y oír. Vamos, que ni Conrad ni Reverte, oiga.

    Y ya que estás por aquí, te mando yo un abrazo desde Málaga. Ha sido genial encontrarte, de verdad te lo digo.

    Nos vemos en tu siguiente aventura, y como supongo que cuando continúes no será aquí, ¡no te olvides de decir dónde!

    Gracias por contestar.

  9. ajjjaja “ni Conrad ni Reverte”… 😉

    El aeropuerto al que llegué es el de Madrid.

    Y quien te da las gracias soy yo a tí por escribir 🙂

    ¡Un abrazo, Cucho!

  10. Pues un último post del viaje y el aviso a navegantes de que esto sigue por otros caminos. Fíjate que al final me da la sensación no de haber llegado tarde, sino de haber llegado justo a tiempo…

    Ya me lo ha leído entero. Las 8 páginas. Algunas entradas, como la del día de descanso, más de una vez. Se da la circunstancia que he llegado a tu historia desde tu mensaje en nosinmibici.com. que andaba consultando. Me llamó mucho la atención el tono de soledad de aquel texto y me puse disparado a buscar quién eras y por dónde andabas. No es por regalarte los oídos de forma gratuita, pero debes ser una persona increíble.

    Uf, que plasta. Te prometo a partir de aquí comentarios ¡sin densidades! je. Que llevo unos días…

  11. Increíble…

    Todos somos, de alguna manera increíbles, cualquiera de las personas que nos cruzamos por la calle día tras día, desde el kioskero de la esquina hasta la vendedora de verdura o la persona más indeseable que puedas imaginar tiene miles de cosas que contar y aportar, lo que pasa es que son pocos los que se lanzan a saltar por encima de la página en blanco… Tu pareces ser alguien a quien le gusta escribir, por otra parte. Me gustan mucho tus comentarios, incluso con “densidades”… De hecho, me gustan las densidades (como ves mi estilo también es algo “denso”, algo contra lo que también me revelo e intento encauzar, con éxito relativo, creo).

    Y sí, lo bueno es que llegaste. Respeto al tiempo: pues seguramente alguien quería que le dieras un empacho de lectura todo de golpe 😉

    ¡Un abrazo!… Y ánimo para estos días 🙂

  12. … ¡Me da la sensación de que tengo menos fe en la humanidad que tú! al menos la que habita en nuestro rincón del mundo. Seguro que el que hayas transitado por otras culturas con cero idioteces de niño rico como las nuestras y donde como cuentas, una sonrisa abre paso y puertas, te ha dado una perspectiva diferente. Me llevas una ventaja atroz. Te envidio ¡mucho!

    Si, yo veo a muchas personas increíbles… increíblemente maleducadas, egoístas; increíblemente estúpidas y la más mayoritaria por estos lares, increíblemente mediocres e ignorantes, ¡y orgullosas de serlo, oye! Pero es muy cierto, que no quiero parecer pesimista o negativo; la mayoría de las personas esconde algún aspecto notable. Pero por alguna razón, se queda oculto, lo que me saca de quicio.

    Si que es verdad que me gusta escribir, aunque no lo hago habitualmente. Y me gusta la gente que escribe bien. Me encanta, me seduce, me predispone a que me gusten y les preste toda mi atención. Me gustaban aquellas relaciones epistolares de generaciones previas a nuestro mundo digital, aquellos amigos de toda la vida que no se han visto jamás y se cuentan todo, aquellas parejas separadas por la distancia que se sinceran por carta. Como Paul Bowles y su mujer.

    Tú estilo no es denso en absoluto, es, es… equilibrado, es brillante, es intenso, es abundante y sobre todo, muy valiente y sincero hasta lo inaudito. Cómo vas combinando entradas que son (increíblemente) coloridos relatos puros de viaje con esos otros viajes al encuentro de ti misma y tu pequeño universo personal… me ha dejado perplejo, abrumado y emocionado. Cuanta sinceridad en abierto, que extraña resulta en estos días, y ¡como te lo agradezco! Por dios, si es que se podía estar contigo esa noche en medio del río… Daban ganas, al modo de La Rosa Púrpura del Cairo, de saltar a la pantalla y darte un abracillo. Perdón por tanta cursilería seguida. Pero es que me has llevado a mi propio precipicio emocional varias veces.

    Pero lo que me ha maravillado ab-so-luta-mente es tu capacidad para ordenar tus ideas y experiencias; ¿cómo lo haces…? es envidiable… después de un día agotador física o emocionalmente o ambas cosas todavía tienes fuerzas para parir un texto lleno de pequeños y exquisitos matices, perfectamente estructurado, con un mensaje claro, con un comienzo y final perfecto al que no le sobra ni le falta nada para que entiendas las últimas 24 horas. ¡Anda que no has heredado la vena de tu glorioso ancestro! Si fueras escritora publicada, ten por seguro que tendría todos tus textos, como ten por seguro que me comunique contigo o no, te estaré leyendo ahora que se que andas por ahí.

    Con todo este rollo no intento hacerte una crítica literaria -ni me atrevería- ni adularte a lo tonto, sólo expresar (farragosamente) como he conectado con tus textos y con la persona que hay detrás. No sé, ya sabes; hay gente, parejas, amigos, que encuentras más cercanos no por hacer nada especial, sino porque sí. Pues eso. Al menos este que suscribe, ha disfrutado como un niño.

    Lo único que me chocaba es que te dirijas al lector de usted. No sé si es por tu tiempo colombiano o de pura educación, pero pone una cierta distancia entre tú y nosotros… es extraño.

    Bueno, y el cierre de viaje y llegada al aeropuerto es que de verdad… como me lo he tragado todo de tres sentadas, es como si hubiera leído un libro que me ha encantado o salido de una peli de esas que te devuelven la fe en el mundo, je. Se me ha quedado la cara de cuando vi Cinema Paradiso. Fabuloso. El colofón perfecto.

    Oye, ¡un abrazo y mú gordo patí! Me has sacado de mis pequeñas tonterías en tres días, cosa que te agradezco infinitamente. Me lo he pasado genial.

    P.D. perdón por estos tochos de texto en los comentarios de una entrada de un blog… no quiero deslucirlo. ¡Bórralos tras leerlos, please!

  13. Cucho,

    estoy embarcando en estos momentos en mi primera experiencia de navegación de modo que, aunque tenía pensado escribirte hoy, colgando fotos se me echó el tiempo encima y me temo que tendré que dejarlo para la vuelta 🙂

    Feliz fin de semana. ¡Un abrazo! 🙂

  14. Hola Cucho 🙂

    Por fin, el binomio tiempo+internet…

    Viertes muchas ideas en tu texto. Muchas gracias por todas y cada una de ellas.

    En mi opinión cada cultura tiene lo “suyo”. No hay una cultura ideal en la que no haya tonterías de niño rico (siempre hay un sector, por pequeño que sea, dentro de tal población, con esa característica). Esas culturas a las que te refieres tienen a veces otros rasgos que lo “compensan”… Tremendas situaciones de desigualdad social, relegación o degradación de la mujer, trabajo forzado en niños… Aunque efectivamente tienen otras cosas, y es que disfrutan del día a día sin grandes expectativas que los devoran por dentro, y que pueden ser felices -felices de verdad, no resignados- con muy poco. Por eso creo que lo suyo es centrarse en lo que se puede aprender de cada una de esas culturas (o personas) asumiendo que siempre habrá aristas. Igual que ocurre con nosotros mismos.

    Esto es en teoría, en la práctica, a veces, a mí -pese a lo que diga Ms. Battuta- también me cuesta.

    Veo que eres todo un romántico de la escritura. Y también un idealista, me da la impresión. Precisamente por ello me emocionan todavía más tus palabras sobre lo que te evocan mis escritos. Te confieso que a partir de la experiencia como bloguera en Asia -y de vosotros que me animáis- me surgió la idea de escribir. El caso es que como no lo hice nunca antes, y menos ante “público”, me siento (todavía hoy, aunque menos) algo insegura acerca del hecho de tener algo que contar y de tener las herramientas para hacerlo… Con palabras como las tuyas, tan sinceras y tan emotivas, me acercas mucho a ese sueño. Y me acercas a ver qué es lo que tiene de aportacion lo que escribo, por lo que te lo agradezco muchísimo.

    Si me llegara a lanzar con esto -o, mejor, cuando me lance :)- no dudes que te buscaré como crítico literario. Y te pediré también que me ayudes a mejorar.

    Lo del ud… Me dí cuenta de que me había “colombianizado” por completo cuando me puse delante de mis estudiantes al comienzo del nuevo demestre y fuí incapaz de decir “vosotros”. A día de hoy, aunque ya llevo unas semanas en España se me hace todavía raro.

    No es, en absoluto, distancia -aunque al lector español le pueda parecer chocante y, efectivamente, distante de primeras- ¡Imagínate que hasta a Linda la llamo de ud.! -“venga, gordita”- Y todas las señoras rellenitas se dan la vuelta cuando vamos por la calle con cara de -“¡vaya desvergüenza!- 😀 En fin… Gajes de la globalización y del camaleonismo battusiano 😉

    Feliz fin de semana malagueño. Un abrazo muy grande y, de nuevo, ¡muchísimas gracias por tu comentario!

  15. Se agradece mucho la confianza pero, uf, sería una osadía y una absoluta pedantería por mi parte hacer crítica de ninguna de tus actividades… créeme, a tu lado soy un triste aficionadillo en cada aspecto que veo que pudiera coincidir contigo. Creo que mejor me limito a disfrutar de tus esfuerzos, je.

    Por cierto, ¿he entendido bien entre todo lo leído que eres profesora de Derecho…? Porque si es así… esa es tu faceta más rara. Yo también trabajo en la universidad y tengo amigos y conocidos en el mundo del derecho y la verdad, son tus antípodas, física, intelectual y espiritualmente hablando. ¡Como que no te pega nada!

    Como siendo administradora del blog verás mi mail, ni que decirte tiene que si humildísimamente pudiera contribuir en algo (que de verdad que no lo creo), ni dudes en usarlo.

    ¡un abrazo!

  16. Si, si me has entendido bien… Yo, ciertamente, tampoco me lo explico a veces 😉

    Creo que cualquier persona tiene algo que aportar al trabajo de otro ya que cualquiera puede decir lo que le gusta, o que le llega, lo que no le gusta, lo que le aburre, lo que le interesa… Esos son lectores a los que me dirijo. Gente como tú y como yo, que no tiene ni idea de literatura (de hecho, por lo que dices, es muy probable que hayas leído bastante más que yo 🙂 ).

    Así que cuando tenga el manuscrito igual te lo paso a ver qué te parece 😀

    ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s