Cuando el viaje te lleva, una vez más, a tus confines


Siguiendo el consejo del guía de los ópticos franceses, en la jornada de hoy pretendo cambiar radicalmente de ubicación geográfica para visitar otra zona del delta -a unos 100 kms. de distancia- donde, además de lo de siempre, hay una Reserva Natural.

Para ello -y para evitar los camiones- me dirijo a la estación de autobús de Tra Vinh, que encuentro con ayuda de esta foto:

IMG_5763

Aunque intuyo que seguramente tenga que cambiar de transporte en Vinh Long, y aunque en el cartel pone Saigón, el señor me jura que va hasta Cao Lahn, aunque queda otra dirección.

Landkarte-Mekong-Delta-7534 experiencia paranormal

El primer mojón que veo me informa de que Cao Lahn se encuentra a 40 kms.

Son casi las cuatro de la tarde, tengo que darme prisa.

El siguiente mojón dice: My Tho 32 kms.

¿Cómo?

¿¿¿Me están tomando el pelo???

My Tho es, junto con Can Tho, una de las ciudades principales del delta. Tengo previsto pasar por allí de camino a la ciudad de Ho Chi Minh (Saigón), por ello sé que se encuentra en dirección opuesta.

Sin embargo las señalizaciones se suceden, indicando que cada vez me encuentro más cerca de AMBAS. Hago un alto para comprobar que, al menos según mi mapa -del que ya empiezo a sospechar que acusa serios errores de impresión- lo que estoy viendo no tiene ningún sentido. Tampoco aparece de camino a Cao Lahn otra ciudad con el mismo nombre lo suficientemente grande como para merecer mojones desde más de 30 kms. de distancia.

Sacudo la cabeza y asumo que hay cuestiones, como el sexo de los ángeles, y la señalización vietnamita, que son insondables.

Cuando llego a My Tho me encuentro, efectivamente, con una ciudad grande… A muchísimos kms. de donde debería encontrarse.

IMG_5780

Es precisamente aquí donde veo el primer -y único- cartel indicador del nombre de una población en Vietnam. De este modo puedo tomar una foto que -además de servir de prueba para los incrédulos-, me permita recordar, en los momentos de flaqueza, la realidad de esta experiencia paranormal.

La gente que es abducida por ovnis no tiene esa suerte.

No hay hoteles a la vista y sólo quedan 7 kms. hasta mi destino, de manera que pedaleo a toda prisa para aprovechar los últimos minutos de luz y llegar a una ciudad extraña -parece un lugar de vacaciones en un entorno en absoluto privilegiado- que, por suerte, tiene un hotel junto al enorme arco luminoso que me da la bienvenida.

Una noche y dos tortillas más tarde salgo para visitar Gao Giong, el lugar recomendado.

La página dice que se encuentra a 20 kilómetros del centro por una autopista (aquí).

Ambas informaciones resultan ser falsas: la calificación como autopista de la agradable carretera que transcurre entre canales, pequeñas poblaciones, y campos de labor responde, sin duda, a delirios de grandeza del traductor.

IMG_5784 IMG_5785 (2)

IMG_5795

BeFunky_IMG_5787.jpg

BeFunky_IMG_5832.jpg

(Esta escena me recuerda al libro “Yamila”, del kirguís Aitmátov. En él Daniar casi se lesiona de por vida cargando un saco descomunal para demostrar algo a la protagonista. En este caso nadie pretendía impresionarme, pero aun así los sacos se veían tremendos…).

Por otra parte, los 20 kms. resultan siendo 35, por lo que la posibilidad de regresar si no hay alojamiento comienza a ser una entelequia… Sobre todo cuando no hay un solo cartel orientativo hasta tres kilómetros antes de llegar al lugar; cuando Gao Giong es el nombre, a su vez, de la región, de manera que resulta imposible llegar solo con ese dato; y cuando nadie entiende lo que busco.

Acabo entrando incluso en un centro de salud con la esperanza de encontrar alguien allí que, a raíz de su formación, hable inglés -o al menos latín-, pero está desierto.

Al menos veo qué aspecto tiene por dentro... ¿Les había contado que en Vietnam gobierna un partido comunista?

¿Les había contado que en Vietnam gobierna un partido comunista?

Estando ya en el propio pueblo de Gao Giong contemplo seriamente la posibilidad de darme por vencida: la búsqueda está acabando con mi paciencia, estoy viendo que se me va a hacer de noche, y la zona no ofrece ninguna posibilidad para dormir además de las casas de los campesinos.

Por otro lado, la perspectiva de llegar hasta aquí después del viaje en bus y los kilómetros recorridos ayer y hoy para irme sin verlo me lleva a probar suerte con el último método que se me ocurre y que tan útil suele resultar: el dibujo, en este caso, de las imágenes de internet.

IMG_5828

Una hora -y tres fotos ante lo que pensaba que era la entrada- más tarde, el recinto se perfila, por fin, ante mis ojos.

IMG_5804 IMG_5829 IMG_5836

IMG_5846 (2)

Anuncios

3 pensamientos en “Cuando el viaje te lleva, una vez más, a tus confines

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s