Toma de tierra


En el avión me familiarizo con el acento colombiano con mi vecina de silla, con la que paso charlando todo el vuelo. De camino a la recogida de equipajes me advierte que esto es Colombia y no debo perder de vista mis cosas. Con ciertas ínfulas de conocedora autosuficiente le digo que ya sé, que yo soy muy cuidadosa y que, al fin y al cabo, crecí en Madrid, una ciudad grande donde estamos acostumbrados a este tipo de precauciones…

Media hora más tarde me encamino sonriente y abriendo paso a un carrito empujado por un señor con gorra de plato con todos mis bártulos -bici incluida- hacia la salida. Me sigue mi amiga colombiana con mi bolso con pasaporte y demás dentro, que me había dejado en la cinta transportadora.

Mi contacto aquí –una chica llamada Camila- me había dicho que no había problema para transportar la bici hasta su casa, que habría de ser mi hogar durante los primeros días, porque su madre tenía un coche grande. Cuando salimos me encuentro con que el coche es normal, somos tres personas y el asiento trasero sólo se abate de una pieza. Por lo demás son las 11 de la noche, no conozco a esta buena gente de nada, y encima son compañeros de trabajo (en concreto el tercero es mi jefe).

Desmontada como venía logramos meterla, con ingente esfuerzo, en el asiento de atrás. Por supuesto mi jefe, que es un hombre colombiano y, por lo tanto, muy galante -y que además mide casi dos metros de alto y 1.5 de ancho-, no consiente, pese a mi insistencia, muerta de verguenza, que vaya en lugar distinto al del copiloto, de manera que se embute detrás con Milady y se pega así todo un viaje de más de una hora abrazado a ella. Menos mal que es de noche y no se aprecia bien que todavía tiene barro de su primera salida, allá por el 2006…

En mi primera semana en Bogotá, bajo el mecenazgo de mi familia de acogida, no piso la calle una sola vez, limitándose mis movimientos del garaje de la casa de Camila hasta el parqueadero de la Universidad y viceversa. Paso los días haciendo papeleos burocráticos -que en Colombia se multiplican por cinco en relación con mi mundo conocido hasta el momento- y contando mi vida a todo aquél con quien me cruzo.

– “¿Qué hubo Doctora? ¿Qué más? ¿Cómo ha estado?” (variante: ¿Cómo le fué?)

El empleo del tiempo verbal en pasado hace pensar que el interlocutor pretende socavar información fidedigna y detallada sobre el particular. Por este motivo la Doctora, advertida por diversas fuentes de que el colombiano interpreta fácilmente nuestro estilo directo y acento de metralleta como agresivo, responde con todo el esmero a la pregunta con la más cándida de las sonrisas:

– “Muy bien, fui a conocer esto y lo otro”; o: “Muy bien, muchas gracias, estoy muy contenta del recibimiento en Colombia”; o: “Muy bien, gracias, de lo que conocí hasta ahora me gustó especialmente esto o lo otro”.

El/la receptora escucha atentamente con su respectiva sonrisa ya algo congelada, las manos cruzadas en el regazo, y se despide:

– “Ah, bueno, me alegro mucho Doctora, que siga ud. muy bien”.

Comienzo a pensar que esta interacción social es ciertamente inoperativa; particularmente los lunes, tras un fin de semana lleno de actividades que contar. Temiendo que mi estancia en el país se vea limitada a retransmitir mis movimientos a las decenas de personas con las que interacciono a diario, decido ensayar otra estrategia:

– ¿Qué hubo Doctora? ¿Qué más? ¿Cómo ha estado?

– Muy bien, gracias, y ud. ¿cómo ha estado?

Breve silencio…

– Muy bien, Doctora, muchas gracias.

Y el sujeto interrogador sigue, satisfecho, su camino.

¡Todo un éxito! Acabo de aprender mi primera regla de supervivencia en Colombia.

Anuncios

8 pensamientos en “Toma de tierra

  1. Ya sabes la definición universal de ‘pesado/a’: Es esa persona a la que le preguntas cómo está… y va y te lo cuenta. 😉

  2. no a todo el mundo le interesa, pero a mi si 😉
    Bienvenida de nuevo a ti y a tu fiel amiga,
    que ya les quiero veeeer… Abrazos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s